Home / Novedades / ¿Tus clientes sufren el síndrome i3/4/500?

¿Tus clientes sufren el síndrome i3/4/500? 0

José Luis Fernández, Technology Manager en Sudamérica para Kingston, pasó por nuestro espacio de formación, y compartió su visión sobre este particular “conjunto de síntomas”.

En la capacitación “Upgrade y potenciación de equipos con memorias y SSD Kingston”, José Luis Fernández, Technology Manager en Sudamérica de la marca, trajo a colación lo que él ha decidido en llamar “el síndrome i3/4/500”, una “enfermedad” muy común que sufre la gente que gusta de ceñirse a una receta y quedarse dónde está. ¿Tus clientes la sufren?

Habla, de hecho, del equipo más vendido: Core i3, 4 gigas y disco de 500. “¿Por qué es el más vendido? Porque es la opción más económica. Es una configuración típica para escritorio o para el hogar, con buen relación precio-rendimiento, económica y que funciona”, asegura Fernández. Por otro lado, existen aquellos que acusan haberse “curado” del síndrome, al comprar disco de 1TB, algo que para Fernández no mejora la performance. “Agregar almacenamiento no garantiza en nada cómo se va a comportar el equipo a la hora de ejecutar tus aplicaciones, y en entornos corporativos, de empresas o Pymes es peor, porque le estás dando al usuario 500 gigas más de espacio para que te lo llenen de basura” explica.

Lo cierto es que la configuración i3/4/500 se está quedando corta para la mayoría de los usuarios, aún para un usuario típico de oficina o de hogar. La ejecución del Outlook,

Al parece, se debe al concepto erróneo de performance que muchas marcas han inculcado.  “Cuando uno pregunta cuál es el componente donde recae el despeño, todo el mundo te responde: el CPU. Existe una premisa en informática: una máquina será tan rápida como el más lento de sus componentes. Es un concepto clave que muchos pasan por alto. Y el componente más lento es el disco”, explica.

¿Qué es lo verdadero? El concepto de performance es en realidad un balance entre los componentes más importantes (CPU, memoria y disco). “Una configuración equilibrada siempre va a necesitar que tengas en cuenta aparte del procesador, el poner la cantidad de memoria adecuada para evitar que el equipo pierda performance, y el tema del SSD. El SSD es uno de los componentes que mayor impacto causa hoy en el rendimiento de cualquier equipo de cómputos, ya sea desktop, notebooks o un servidor”, concluye.

¿Te quedaste con ganas de saber más? Mirá la capacitación completa aquí

 

Share

Comentarios